El sargento primero de la Policía de Entre Ríos contó cómo asistió a la joven mamá de 16 años y reveló que es el segundo parto en el que ayuda. Hace 20 años, asistió a la abuela paterna de la bebé. Conocé la bella historia y mirá las emotivas fotos.

Por: Elías Moreira Aliendro

 

No es la primera vez que Javier Famín oficia de partero. Este lunes, el sargento primero de la Policía de Entre Ríos de 45 años que vive en Santa Elena y se desempeña en la Jefatura Departamental La Paz de Policía, ayudó en su parto a una joven mamá de 16 años. Pero la historia viene de mucho antes.

 

Entre los familiares que ayer llegaron desesperados a su casa para pedirle ayuda, estaba Rosana Ledesma, madre del joven -también de 16 años- que minutos después se convertiría en padre. La ahora abuela le había pedido a otra de sus hijas que la acompañara a buscar a su antiguo vecino Javier porque, cómo olvidarlo, 20 años atrás la había ayudado a parir a ella.

 

 

EL RELATO

"Yo justo había salido de guardia, estaba tomando unos mates con mi señora y ahí vinieron desesperadamente a buscarme. Vino una de las hijas de Rosana, que si por favor la podía acompañar porque la novia del hermano estaba teniendo familia, ya había empezado con contracciones, con 'dolores en el estómago' como me dijo ella, y como yo ya tengo conocimientos de esto porque estudié enfermería hace 22 años aunque nunca lo ejercí -en realidad lo hice muy poquito tiempo-, apenas me dijo eso me subí al auto con ella y con la madre, la que ahora es abuela y nos dirigimos al domicilio donde estaban estos chicos, que acá en Santa Elena es de una punta a la otra", relató el policía en diálogo con Ahora.

Claro, el tiempo no era lo que sobraba y había que ir desde el barrio Santa Elena II, en la salida del pueblo, hasta Fátima, una zona populosa ubicada en el otro extremo, contra la barranca, en la Costanera Alta de la ciudad.

Hasta que por fin llegaron a la casa y si bien lo más importante acababa de suceder, todavía se necesitaba su ayuda y contención. "Estaban los dos chicos de 16 años solos. Ella estaba sobre la cama y ya había dado a luz, y lo que yo tuve que hacer fue todo lo otro, lo que se llama el segundo parto, sacar la placenta para llevar a la chica ya limpia al hospital", contó Javier.

 

UNA HISTORIA QUE COMENZÓ A GESTARSE 20 AÑOS ATRÁS

Quizás nadie lo hubiera ido a llamar a él, al sargento primero Javier Famín, si no hubiera sido por una ejemplar actitud que ya antes lo tuvo como protagonista, y que tras dos décadas, la flamante abuela Rosana Ledesma todavía tiene muy presente.

"Hace 20 años yo también le realicé un parto en la casa de ella, de la mamá del chico que ahora fue papá, porque éramos vecinos. Rosana se atacó para tener familia y no había tiempo ni para subirla a la ambulancia, así que la ayudé", recuerda el policía. Aquella vez, su asistencia fue crucial, todo salió muy bien y ante la urgencia, la familia enseguida se acordó de él.

"Ayer cuando vinieron fui a ayudarlos. Hicimos todo lo que quedaba por hacer", dijo. Y así fue. Ahora, ya más tranquilos, Ambar Berenice Trocozo Cañete, de un día de vida, posa con el policía que ayudó primero a la abuela, y luego a mamá y papá.bebe y poli 2bebe polibebmadre niña poli

Etiquetado en: