" />

La licenciada en Comunicación Social y periodista feminista de Santa Fe, Noelia Vetach, se pronunció a favor de la despenalización del aborto. Más allá de lo que suceda en la histórica sesión de Diputados, avisoró una "victoria" del movimiento feminista. "Esta revolución ya no tiene vuelta atrás", aseguró.

Por: Noelia Vetach

 

Hace varios días que estoy intentando condensar en algunas palabras mis sentimientos y postura en torno a la oportunidad histórica de legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, en el medio de la vorágine de información, comentarios, opiniones, argumentos (y barbaridades en algunos casos).

No quiero ahondar en los cientos de argumentos que todas mis compañeras en esta lucha pueden explicar mucho mejor que yo, y que se sintetizan perfectamente en el lema de la Campaña, repetido en cada rincón del país: Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar; Aborto legal, seguro y gratuito para no morir.

Más allá de lo que pase en las próximas horas en el Congreso Nacional, les voy a “spoilear” el final (¿o acaso un nuevo comienzo?) de esta historia: LA VICTORIA ES NUESTRA.

La victoria es nuestra porque militamos tanto esta causa durante tantos años, que logramos que sea parte de la agenda político legislativa del país, contra viento y marea y contra el lobby millonario de una Iglesia y muchas iglesias que no quieren perder sus privilegios;

La victoria es nuestra porque todos los días nos plantamos fuerte y le exigimos al Estado que nos proteja y cuide nuestra vida, y salimos a marchar, furiosas, ante cada compañera que la violencia machista nos arrebata;

La victoria es nuestra porque logramos reunir a millones de personas muy diferentes entre sí bajo un ideal común;

La victoria es nuestra porque estamos más juntas que nunca, porque logramos pintar las calles de verde y violeta una y otra vez, a pesar de las amenazas, la represión, el escrache mediático y el dedo señalador;

La victoria es nuestra porque aprendimos a acompañarnos, a compartir información, a ser sororas y tenderle una mano a las mujeres que todavía están obligadas a abortar en la clandestinidad. Gracias a ello, muchas pudieron hacerlo de una manera segura, aunque muchas más siguen pagando con sus cuerpos la crueldad de la ilegalidad;

La victoria es nuestra porque hoy hay centenares de colegios tomados por pibxs de 14, 15, 16 o 17 años que tienen muy claro que la libertad no se negocia, y son la vanguardia de este movimiento;

La victoria es nuestra porque las abuelas hoy en día se animan a hablar de lo que sufrieron durante toda su vida, a denunciar esa opresión y a acompañarnos en la búsqueda de un mundo mejor que quizás no lleguen a ver;

La victoria es nuestra porque logramos llegar con nuestro reclamo al prime time de la televisión, y logramos que los principales referentes mediáticos argentinos se den cuenta que esta revolución no tiene vuelta atrás: o se sumaban o quedaban desplazados para siempre;

La victoria es nuestra porque llevamos el debate a cada rincón y esquina que transitamos a diario;

La victoria es nuestra porque se caen las caretas, porque queda bien en claro quiénes apoyan la criminalización del aborto: genocidas y familiares de genocidas, sacerdotes pedófilos y sus encubridores o diputados que votan contra la despenalización de la IVE pero han obligado a sus ex parejas a abortar;

La victoria es nuestra porque el mejor “argumento” que tienen los que se oponen a nuestros derechos es invocar a un ser inexistente y en su nombre pretender dictar nuestra muerte;

La victoria es nuestra porque la mayor parte de la sociedad entendió que esto es una cuestión de salud pública, no de convicciones personales. De a poco, esa mayoría se va reflejando en la composición de las cámaras legislativas.

Si mañana los números no nos favorecen en la Cámara de Diputados (y si eso sucede, la diferencia será muy mínima), nos secaremos las lágrimas de la bronca del momento, y esa furia será la que nos impulsará a redoblar la lucha y a seguir acompañando a todas las personas gestantes que lo necesiten, un tiempo más, porque más temprano que tarde el aborto será legal en Argentina. Si no es ahora, será el año que viene, o el otro. No falta mucho, porque esta revolución ya no tiene vuelta atrás, y de ello son claro testimonio todxs lxs pibxs que a esta hora hacen el aguante en los colegios tomados.

Y si los votos a favor de la vida, la salud y la libertad ganan la batalla legislativa, seremos aún más felices y bailaremos juntxs en aquelarre.

Estamos haciendo historia. El futuro es inexorablemente verde, violeta y feminista. Esa es nuestra victoria.

#AbortoLegalEsVida #AbortoLegalYa #VivasNosQueremos #NiUnaMenos

 

(*) Noelia Vetach es una periodista oriunda de Reconquista que ejerce su profesión en Santa Fe capital.

Mujer, militante feminista y licenciada en Comunicación Social

Etiquetado en: