La vocal de la Sala Penal Claudia Mizawak, expresidente del Superior Tribunal de Justicia, fue la única que votó en disidencia, mientras que Daniel Carubia y Miguel Ángel Giorgio conforman la mayoría que decidió que no haya nuevo juicio y quede firme la absolución de Vega y los Saucedo.

Por: Elías Moreira Aliendro

 

Los jueces que integran la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos (STJ), el máximo órgano judicial de la provincia, decidieron este mediodía que no se realice un nuevo juicio por el femicidio de Gisela López y que quede firme la absolución de Matías Vega, Mario y Elvio Saucedo -señalados por el Ministerio Público Fiscal como los responsables de la violación y muerte de la joven de Santa Elena-.

Lo hicieron por mayoría, es decir por dos votos a uno. De las tres voluntades, la única disidencia fue la de la expresidenta del STJ, Claudia Mizawak -la única mujer que conforma el Tribunal-, según confirmó la propia magistrada en diálogo con La Sexta y tal como había anticipado este medio en septiembre de 2018.

"Nuestra resolución dice 'por mayoría' y esa mayoría es la misma que el recurso de queja. Yo soy la minoría, soy el voto en disidencia. Voté por confirmar la anulación de Casación y rechazar el recurso de impugnación de la defensa", informó Mizawak y ahondó: "Yo no le abrí ese recurso de impugnación a la defensa". "Era previsible la votación y creo que se interpretaba sin necesidad de aclaración, porque es la misma mayoría y la misma minoría que en el recurso de queja", recordó la jueza.

Como contraparte, quienes votaron a favor de anular la sentencia de Casación y que por lo tanto, vuelvan a quedar absueltos los imputados y no se realice un nuevo juicio, fueron el presidente de la Sala Penal, Daniel Carubia, y el vocal Miguel Ángel Giorgio.

"Como todavía no están los fundamentos, no puedo anticipar absolutamente nada, porque el contenido del voto y la estructura de la sentencia se van a conocer el 22 de abril", explicó Mizawak.

Casualidad o no, ese día se cumplirán tres años de la desaparición de Gisela López, uno de los tres femicidios que permanecen impunes en Santa Elena, a pesar de los esfuerzos y el peregrinar de la familia por lograr justicia. "Es muy triste todo, muy triste", consideró Mizawak.

 

LA AUDIENCIA COMPLETA

 

"JUSTICIA POR GISELA"

Estas eran las palabras de Gabriela Monzón y Gabriel López, madre y hermano de Gisela, minutos después de la audiencia y antes de conocerse la resolución de la Sala Penal.

 

EL CASO

La noche del 22 de abril de 2016 Gisela López, de casi 19 años, volvía de la escuela a su casa del barrio 120 Viviendas de Santa Elena pero nunca llegó.

A pesar de los intensos rastrillajes que ya habían pasado por la zona, su cuerpo sin vida fue hallado recién 18 días después a solo 168 metros de su domicilio y desde entonces, el asesinato permanece impune, al igual que otros dos que ocurrieron en Santa Elena: el de Malvina Soledad Torales (en 2003) y el de Patricia Gómez (en 2001).

El fiscal Santiago Alfieri imputó como responsables del feminicidio de Gisela a Matías Vega y Mario y Elvio Saucedo -absueltos en primera instancia- y ahora la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos resolvió el recurso de queja interpuesto por su abogado defensor, el paceño Roberto Alsina, revocando la sentencia de Casación de que se realizara un nuevo juicio.

Los vocales Daniel Carubia, Claudia Mizawak y Miguel Ángel Giorgio, no por unanimidad sino por mayoría, confirmaron la absolución de los imputados.

 

Etiquetado en: